Power Pump

Las clases de Power Pump transcurren al ritmo de música y utilizando principalmente pesas, aunque también pueden emplearse otros accesorios como bancos aeróbicos o steps. Los ejercicios de Power Pump se deben realizar siguiendo una serie de tracks, es decir, tramos en los que se divide cada clase. Lo habitual es que cada clase se divida en 10 tracks (contando el calentamiento y estiramiento): en cada track suena una música o canción diferente y se trabaja una zona del cuerpo concreta, de modo que al finalizar la clase se han ejercitado por igual diferentes músculos.

 

También es importante realizar los ejercicios de la forma correcta y con el peso adecuado a cada persona, para evitar molestias y posibles lesiones. Lo recomendable para los principiantes es empezar con un peso mínimo e irlo aumentando a medida que se avance en las sesiones. Por otra parte, para que el Power Pump tenga efectos, es aconsejable practicarlo al menos dos veces a la semana (lo recomendado por los creadores del programa es practicar las sesiones con un día de descanso entre cada una de ellas).